Albondiguitas de quinua y zanahoria al modo mío

Ideas para cocinar la quinua . Naturalmente sin gluten

 

Nutritivas y sin gluten. Estos albondiguitas son deliciosas, tanto, que te comerás una tras otra en un santiamén.

En mi opinión, son ideales para un aperitivo (o un picnic), pero son también una muy buena opción para llevar en la vianda para el almuerzo en la oficina ya que se pueden comer tanto calientes como frías (y son igual de ricas).

En mi casa en Argentina, desaparecían en un abrir y cerrar de ojos, aún calientes. Cuando era más pequeñito mi sobrino Agustín pasaba a mi lado en la cocina mientras las terminaba de preparar, y como un ninja me las robaba apenas las sacaba de la sartén.

 

Para preparar la quinoa (y que no quede una especie de papilla), sigue el procedimiento que escribí en este otro link aquí.

Ingredientes

260 g de quinua (o quinoa) cocida con el proceso de tostado (y ya fría o al menos tibia)

100 g de zanahoria rallada finamente

125 g de cebolla a brunoise

2 cucharadas de aceite de oliva

30 g de queso rallado (tipo parmesano o algún otro de tipo estacionado)

1 yema

40 g aprox. de harina de arroz (o de quinua también, pero yo uso la de arroz porque la tengo siempre en casa y es más económica que la de quinua) La cantidad necesaria depende en realidad de la humedad remanente en la quinua cocida. Cuando más seca queda, menos harina será necesaria y más ligeras y delicadas resultarán estas albondiguitas.

Sal y pimienta a gusto

c/n de harina de maíz fina (fumetto) para rebozar.

 

Preparación

En una sartén antiadherente calentar el aceite y a fuego bajo, cocinar la cebolla cortada a brunoise. Cocinar hasta que la cebolla se transparente y tenga una consistencia blanda. Dejar aparte para enfriar.

En un bol, mezclar la quinua cocida con la zanahoria rallada, la cebolla (ya fría) y el queso rallado. Condimentar a gusto con sal y pimienta. Amasar con las manos para mezclar y unir los ingredientes. Agregar luego la yema de huevo y continuar a amasar el compuesto para amalgamar bien. De este modo se obtiene una pasta un poco pegajosa. Agregar poco a poco la harina de arroz mientras se continúa a amalgamar hasta tener una consistencia blanda pero no pegajosa, que permita hacer las bolitas.

Con las manos, formar bolitas de 3-4 cm de diámetro (Es mejor no hacerlas demasiado grandes porque en ese caso podrían quedar semicrudas en el interno luego de la cocción).

Disponer un poco de harina de maíz fina sobre un plato y a medida que se van haciendo las bolitas pasarlas por esta harina haciéndolas rodar suavemente.

Acomodar todas las albondiguitas en una placa para horno apenas unta con aceite. Cocinar en horno precalentado a 180ºC durante unos 20 minutos, hasta que adquieran un color dorado. Como alternativa, se pueden cocinar en sartén antiadherente con apenas un poco de aceite y a fuego medio-alto.

Servir calientes con una salsa o mayonesa ligera, o con ensalada.

Consejos

  • Se pueden hacer de varios sabores por ejemplo con zanahoria, espinacas, berenjenas o simplemente con distintas hierbas aromáticas. Para ello, inicialmente mezcla sólo la quinua, cebolla y queso, divide en partes y mezcla cada parte con una verdura o hierba.
  • Las albondiguitas de quinua se pueden conservar en el frezezer antes o después de haberlas cocido. Yo suelo tenerlas crudas. Para cocinarlas las pongo en la heladera por unas horas y luego las cocino normalmente.
  • Probé también a hacerlas completamente vegetales, sin agregar queso ni la yema de huevo. Para ayudar a ligar los ingredientes, usé una mezcla de 20 g de agua caliente y harina de lino o de chia (que obtengo procesando 1 cucharada al ras de semillas). Mezcla y deja reposar por unos 20 minutos. Pasado este tiempo la mezcla adquiere una consistencia viscosa similar a la de una clara de huevo.

Puedes compartir en:
Sigue las actualizaciones por email
Facebook
Pinterest
Twitter
RSS

Deja un comentario